Skip to main content

Guía de buenas prácticas para hacer la web de tu empresa más sostenible

Seguro que ya has oído hablar de cómo reducir la huella de carbono en nuestros hogares o empresas, pero ¿sabías que también lo puedes hacer en tu sitio web? 

Todo lo que rodea a la conectividad, internet, los centros de datos, las redes de telecomunicaciones y los dispositivos, consume mucha electricidad para procesar y transmitir los datos que enviamos a todo el mundo. Para que te hagas una idea, Internet representa el 2% de las emisiones globales, aproximadamente lo mismo que la aviación mundial, pero podría alcanzar el 3,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero en 10 años.  

Por todo esto, es importante que sepas y conozcas qué puedes hacer en tu sitio web para reducir la huella de carbono, pero antes, has de calcular el carbono que emite tu página web. 

 


¿Cómo puedes medir las emisiones de carbono de web? 

En la web www.websitecarbon.com puedes averiguar el CO2 que emite tu web por cada una de sus vistas. Solo tienes que escribir la url de tu web y hacer clic en el botón “calcular”. Una buena ratio que indicaría que estás en el buen camino se encuentra entre 0,15 y 2 gramos por visita. 

 


¿Y por dónde empiezo para reducir las emisiones de mi web? 

Hay tres factores principales que pueden hacer que tu web sea más sostenible: 

  • Cómo y dónde está alojado el sitio. 

  • Cuánto contenido hay en la página y qué tipo de contenido es.  

  • Cómo está estructurado el código. 

Empecemos con lo más fácil: 

 

1. Cómo y dónde está alojado el sitio. 

El servidor dónde se encuentra alojado nuestro sitio web es la parte más contaminante de la web, porque utiliza mucha energía en la transmisión de los datos. Es importante que elijas un green hosting para reducir al mínimo la emisión de CO2.  

En la web www.thegreenwebfoundation.org puedes comprobar si estás utilizando un hosting libre de emisiones de CO2 tan solo escribiendo tu url. Además, tiene un directorio de empresas proveedoras de green hostings por si necesitas una. También posee herramientas para que puedas comprobar cómo mejorar la eficiencia de tu página web. 

Otra buena práctica es utilizar el almacenamiento en caché del servidor. Pide a tu programador que lo incorpore para reducir significativamente el consumo de energía del servidor y disminuir los tiempos de carga de tu web. 

 

2. Cuánto contenido hay en la página y qué tipo de contenido es. 

Hacer que el contenido de nuestra web sea eficiente y sostenible depende casi en exclusiva de nosotros mismos. Muchas veces nos centramos que nuestra página web tenga muchas páginas, fotos y videos y esto hace nuestra web tenga un alto consumo de datos. 

Aquí te dejamos unos consejos: 

1.  Reducir el uso de video al mínimo: Un sitio web con una gran cantidad de videos es muy pesado y produce un gran consumo de energía. Antes de subir un video a tu página, pregúntate primero si es necesario y si lo puedes resolver de otra manera.  

2.  Reducir el uso de e-frames: Insertar en el contenido de frames de terceros como planos de Google, rutas, mapas, podcasts o videos de Youtube requiere una gran transferencia de datos desde tu web a otras páginas y consumo de energía de varias páginas al mismo tiempo. Si ves necesario poner un e-frame asegúrate de que estas páginas también utilicen buenas prácticas para un consumo responsable. 

3. Reducir al máximo el tamaño de las imágenes: Cuida el tamaño de las fotos y reduce su peso lo que puedas. Existen herramientas como TinyPNG o ShortPixel para comprimir archivos de imagen sin pérdida visible de calidad. También podemos utilizar plugins que optimicen el tamaño y las dimensiones de las fotos o formatos de archivo más eficaz para cada imagen, como WebP en lugar de JPEG. Además, puedes utilizar la técnica de la carga diferida (lazy loading) para reducir el peso de las fotos además de plugins específicos para optimizar el peso de las imágenes. 

4. Calidad de la información: Publicar contenido de poco o ningún valor simplemente para generar visitas, es algo que debemos evitar. Los textos claros, útiles y eficientes, ayudan a reducir el tiempo de navegación de internet. 

5. Optimización SEO:  Al optimizar un sitio web para la clasificación de los motores de búsqueda, ayudamos a las personas a encontrar la información que buscan de forma rápida y sencilla y contribuimos a reducir el tiempo de búsqueda de información. 

 

3. Cómo está estructurado el código. 

Escribir un código limpio es la clave para una web eficiente. Pídele a tu programador que siga estos consejos:  

1. Utilización de tipografías eficientes: Utilizar fuentes del sistema siempre que sea posible, como Arial y Times New Roman, porque cuestan menos de cargar.  

2. Utilizar menos JavaScript y más CSS: La mayoría de animaciones y efectos se hacen con Java Script, algo que agrega peso de archivo a la página web y aumenta la cantidad de procesamiento requerido por el dispositivo del usuario. Utiliza al mínimo este tipo de prácticas o busca formas de lograr estas animaciones utilizando tecnologías más eficientes como CSS.  

3. Código limpio: Pídele a tu programador que valide el código y el CSS en W3C https://validator.w3.org/ para asegurarse de que este bien construido.  

 


La mayoría de estas acciones no son difíciles de implementar y solo requieren de una reflexión cuidadosa a la hora de pensar en el diseño, la creación de contenido, el desarrollo y decidir en qué servidor alojas tu web. Una web más eficiente es fundamentalmente una web mejor. Y si después de leer esta guía de buenas prácticas, estás interesado en mejorar la eficiencia de tu web o crear una más ecológica, puedes leer y firmar el Manifiesto Web Sostenible en https://www.sustainablewebmanifesto.com/


Portal del Asociado

Si eres miembro de la fundación, accede desde aquí al portal del asociado para editar tu contenido

Asociados